Market

Lisa Abramowicz: Kashkari de la Fed revela una verdad incómoda | economía | ECONOMIA

El presidente del Banco de la Reserva Federal de Mineápolis, , publicó un ensayo el viernes en el que admitía una verdad incómoda. Escribió que si las interrupciones de la cadena de suministro no se resuelven pronto, la Reserva Federal de podría verse obligada a provocar una recesión.

Kashkari señaló que la guerra en Ucrania y los bloqueos en China relacionados con el COVID-19 son las razones por las que la cadena de suministro no ha vuelto a la normalidad tan rápido como muchos esperaban. Y si las fábricas, las líneas navieras y los productores de materias primas no comienzan a operar sin problemas en el futuro cercano, “entonces probablemente tendremos que impulsar las tasas reales a largo plazo a una postura contractiva para equilibrar la oferta y la demanda”, agregó. En otras palabras, tal resultado obligaría a la Fed a elevar su objetivo para la tasa de fondos federales, actualmente en un rango de 0.75% a 1%, muy por encima del 3% que descuenta el mercado de futuros para febrero del 2023.

Aunque la opinión proviene de un funcionario de la Fed que no vota sobre la política monetaria este año, sigue siendo alarmante y debe tomarse en serio. Por un lado, subraya los límites de la capacidad del banco central para controlar los principales impulsores de la inflación en este momento, incluida una guerra que ha alterado los suministros de petróleo —causando que los precios del crudo y la energía en general se disparen— y los bloqueos en China que impiden que los bienes se distribuyan, provocando que empresas como Adidas AG y Under Armour Inc. reduzcan sus previsiones de ganancias.

Después de todo, los miembros de la Fed no pueden fabricar chips de computadora, controlar la tolerancia de China a los casos COVID-19 o perforar en busca de petróleo. Los banqueros centrales tienen herramientas mucho menos contundentes para un momento sin precedentes en la economía: en su mayoría, simplemente pueden sofocar la demanda para alinearla más con la oferta restringida de bienes y la escasez de mano de obra.

Este es el escenario que mantiene a los economistas despiertos por la noche. Es la pesadilla de la estanflación, en la que los banqueros centrales se enfrentan tanto al aumento de la inflación como a la desaceleración del crecimiento y no pueden hacer nada al respecto o, lo que es peor, necesitan encontrar una forma de debilitar la economía para aliviar las presiones de los precios.

Andrew Bailey, gobernador del Banco de Inglaterra dio a los mercados una muestra de esto el jueves cuando el banco central del Reino Unido elevó las tasas, pero también emitió una perspectiva sombría de inflación de dos dígitos y de un estancamiento prolongado, o incluso recesión. El Banco Central Europeo enfrenta un escenario similar que deberá abordar en su reunión de política monetaria dentro de un mes.

La economía estadounidense, por otro lado, no parece enfrentar una amenaza inmediata de estanflación. El mercado laboral de la nación es robusto y la tasa de desempleo ronda el 3.6%, solo un poco por encima del mínimo de medio siglo alcanzado antes de la pandemia, y los consumidores y las empresas están menos apalancados y mejor capitalizados que en el pasado.

Pero hay señales de que la economía se está moviendo en la dirección equivocada. Los consumidores y las empresas obtienen menos por su dinero al mismo tiempo que hay escasez de bienes. Los datos publicados el jueves por el Gobierno mostraron una caída en la productividad de los trabajadores y un aumento en los costos laborales. Las perspectivas de crecimiento de las ganancias corporativas por acción en los nueve meses restantes del año cayeron la semana pasada a niveles registrados por última vez a principios de abril, según las estrategas de acciones de Bloomberg Intelligence Gina Martin Adams y Gillian Wolff.

Gran parte de esto se debe a actores fuera de EE.UU. El alcance de los bloqueos de las grandes ciudades en China continental y el hecho de que hayan durado semanas “es el mayor riesgo para el crecimiento global en el 2022, punto final”, escribió el mes pasado Leland Miller, director ejecutivo de China Beige Book International, en un informe. Simpatizo con su punto de vista. También, tal vez, lo haría Kashkari. Los cierres no solo están causando más retrasos en los envíos y pedidos de fábrica, sino que están distorsionando los precios de los productos básicos en mercados con poca liquidez.

Los bloqueos en China tendrán un efecto pernicioso así sea que se resuelvan en una semana o en un año, ya que harán subir los precios de los bienes en el futuro cercano o harán subir el precio del petróleo crudo si China relaja sus políticas de la era de la pandemia. El hecho de que la economía de EE.UU. esté tan expuesta a la decisión de China sobre cómo manejar sus brotes de covid —y, en menor medida, de la guerra en Ucrania— muestra el poco control que tiene la Fed sobre el siguiente episodio de la historia económica.

Los inversionistas están siendo entrenados para operar con los llamados riesgos de cola y titulares macroeconómicos, ya que la Fed ha perdido el control de la trama y no puede acudir a su rescate. La volatilidad resultante reducirá la toma de riesgos, endureciendo aún más las condiciones financieras de una manera que también está fuera del control de la Reserva Federal. Es difícil ver cómo el banco central puede recuperar la narrativa del mercado. Los próximos meses serán difíciles, independientemente de lo bien que la Fed logre refinar su mensaje.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.