News

Guerra Rusia – Ucrania | ¿Se avecina un nuevo conflicto? Un nuevo traspié entre Estados Unidos y China por Taiwán | Xi Jinping | Joe Biden | Una sola China | MUNDO


En el contexto de la invasión de a , el presidente de , Joe Biden, ha hablado sobre Taiwán y . O mejor dicho, amenazó: si el país de Xi Jinping intenta tomar el territorio al que históricamente considera rebelde, Washington intervendrá militarmente.

LEE TAMBIÉN | El jefe de la Inteligencia de Ucrania dice que hubo un intento de asesinato contra Putin al inicio de la guerra

Estados Unidos se ha comprometido a apoyar la postura de ‘una sola China’, pero eso no significa que China tenga la jurisdicción de usar la fuerza para tomar Taiwán”, Biden durante una visita a Japón, país con el que busca estrechar aún más los lazos.

La invasión de Ucrania nos ha llevado a reafirmar este compromiso para que no haya ningún intento unilateral de este tipo en la región”, el mandatario estadounidense.

El Gobierno de la República Popular China respondió que Estados Unidos jugando con fuego” y que, si usa la “carta de Taiwán”, se terminará quemando.

Para evitar complicaciones, desde la Casa Blanca tomaron la palabra y destacaron que la política exterior sobre este asunto se mantiene igual. En esa misma línea, recuerda que, durante el 2021, Washington tuvo que “aclarar sus comentarios sobre Taiwán en al menos cuatro ocasiones distintas”.

¿Estamos presenciando acaso el nacimiento de un nuevo conflicto bélico? Para Marco Carrasco, docente de Estudios de Asia Oriental en la Facultad de Derecho y Ciencia Política de la Universidad de San Marcos, no sería así. “Biden habló del caso ruso, pero que China tome esa misma decisión es muy poco probable. Sería una gran pérdida para todos los involucrados y nadie ganaría de ese conflicto”, sostiene.

La declaración es poco usual y básicamente dice que, en un caso extremo, tomarían decisiones extremas. Sin embargo, es altamente improbable que ello suceda”.

En todo caso, a lo que habría que prestar atención es a los convenios del Indopacífico [está el Aukus, que involucra a EE.UU., Australia y el Reino Unido; y el Quad, compuesto por India, Japón, Australia y EE.UU.] y entenderlos como una forma en la que Estados Unidos equilibra el poder de China en la región”.

MIRA | El pronóstico que Bill Gates hizo sobre la viruela que podría estar próximo a volverse realidad

Joe Biden durante la reunión del Indo-Pacific Economic Framework for Prosperity (IPEF), en Tokio, Japón, el 23 de mayo del 2022. REUTERS
Joe Biden durante la reunión del Indo-Pacific Economic Framework for Prosperity (IPEF), en Tokio, Japón, el 23 de mayo del 2022. REUTERS / JONATHAN ERNST

Una sola China

Carrasco anota que la política de “una sola China” varía dependiendo de la ubicación del relator. Según la República Popular China -la que es liderada por Xi Jinping-, solo puede haber un Estado soberano con ese nombre. Por lo tanto, la República China -también conocida como Taiwán– debe regresar a su lugar de origen.

También está la interpretación de Taiwán. Ellos se adhieren a la misma idea, pero con el entendido de que el Gobierno debería recaer en ellos”, explica el especialista.

La postura de Estados Unidos es sutilmente diferente a las anteriores. Carrasco explica que su mirada se configuró en los años 70 y 80, luego de la visita del entonces gobernante Richard Nixon a China y de todas las reformas económicas que organizó Deng Xiaoping. “Lo mejor para EE.UU. era no hacerse problemas y simplemente empezar a desarrollar sus relaciones con la potencia emergente”.

En total, dice el sinólogo, son cinco los puntos sobre los que se basa la interpretación estadounidense de “una sola China”. Carrasco señala:

  1. Que en ningún momento de la historia tomaron alguna posición sobre la soberanía de Taiwán
  2. Que está del lado de las autoridades de ambos lados del estrecho de Taiwán
  3. Que no reconoce la autoridad de la República Popular China sobre Taiwán
  4. Que no reconoce a Taiwán como un Estado soberano
  5. Que identifica el estatus de Taiwán como pendiente de resolución
Imagen del 2019 en la que el expresidente de EE.UU., Donald Trump, y su par chino, Xi Jinping, estrechan las manos. AP
Imagen del 2019 en la que el expresidente de EE.UU., Donald Trump, y su par chino, Xi Jinping, estrechan las manos. AP / Susan Walsh

Por supuesto, siempre hubo inconvenientes que necesitaron ser afinados. “Por ejemplo, el expresidente Donald Trump que EE.UU. no necesariamente se iba a adherir a esta política, aunque luego habló con Xi Jinping y discutieron el respeto a esta idea”, dice Carrasco.

TAMBIÉN EN MUNDO | El Gran reemplazo: qué dice la teoría racista que siembra muerte y cautiva a la extrema derecha en EE.UU.

Y, más recientemente, el mismo Joe Biden. En noviembre del 2017, de una Taiwán independiente, aunque luego la Casa Blanca explicó que no “alentaba” su independencia.

Entonces, el presidente Xi de la misma manera que lo hace ahora: “los que juegan con fuego se queman”, y que si alguien traspasa la línea roja, tendrán “que tomar medidas decisivas”.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.