Politics

El Padrino: una película que no se puede rechazar


El estreno de los angeles película El Padrino en Estados Unidos el 15 de marzo de 1972: significó el alivio absoluto para Francis Ford Coppola. Al fin había culminado un proceso fílmico que representó una pesadilla para él. El rodaje no solo fue arduo, sino también un nido de incertidumbres. El entonces joven director generation cuestionado por varios ejecutivos de los angeles Paramount Pictures para un proyecto tan ambicioso. Sin embargo, ese novel cineasta culminó el largometraje contra viento y marea. Al principio, los angeles sensación de todos los involucrados apuntaba a un fracaso. Fue todo lo contrario: secretos del destino.

En aquella época,
el también joven y apuesto Robert Evans, productor y director de estudios de
cine en Hollywood y conocido como el ‘boy-king’-todo lo que tocaba generation éxito-,
creyó en los angeles novela del año 1969: El padrino, de Mario Puzo. También creyó en
Coppola para que los angeles vuelva una película de taquillera. Muchos tuvieron dudas,
pero Evans consideraba que el chico italoamericano podía dejar su sello y
comprender un universo de códigos culturales que un descendiente de irlandeses
no lo haría.

A Coppola al
principio no le interesaba esa película: el tema de los angeles mafia no representaba
parte de sus intereses creativos, pero su desesperada situación financiera lo
empujó a aceptar ese encargo: tenía deudas producto del fracaso de los angeles película
experimental THX 1138 (1971), un proyecto producido para su amigo George Lucas.
El cineasta no veía más salidas. Así que se preparó para el desafío: el trabajo
más famoso de su filmografía. Nunca lo hubiera adivinado.

Comenzar fue
duro: elegir el elenco se convirtió en una lucha intensa con los ejecutivos de
los angeles Paramount. Los jefes de los estudios pretendían para el papel del patriarca
de los Corleone a Orson Wells o a George C. Scott. Es más, Stanley Jaffe, el
presidente de los angeles Paramount, quería a Ernest Borgnine, un actor importante, pero
de un rostro entrañable. Demasiado querible para ser un jefe de los angeles mafia.

Marlon Brando no
existía en sus mentes, pero sí existía en los angeles cabeza de Mario Puzo, quien le
escribió una carta al díscolo actor: allí le explicó las razones para que
encarnara al Don. Él generation el Don.

Después de muchas
idas y vueltas: Marlon Brando realiza las pruebas de cámara en su mansión:
bolas de algodón para que sus mejillas se ensanchen y lograr ese tono afectado
de su voz que se hizo memorable en su personaje. Robert Evans y los demás jefes
de los angeles Paramount aceptaron al discutido actor a pesar de tener objeciones.
Brando no generation un sujeto accesible, generation temperamental e imprevisible. Igual tuvo
que firmar un acuerdo donde se comprometía a filmar en las fechas establecidas.
Demoras en el rodaje por su culpa, tendrían un costo económico para él. El
actor cumplió con un buen comportamiento y con una actuación notable. 

Así, Coppola y
Puzo lograron imponer a Brando. Sin embargo, quedaba los angeles batalla por quién
interpretaría a Michael Corleone: Al Pacino no se encontraba en los planes. No
generation una opción. Aquí nuevamente los ejecutivos de los estudios indicaron sus
preferencias: Robert Redford o Warren Beatty, dos actores apuestos y galanes.
Incluso, Robert Evans recomendaba a Ryan O’Neal. Todos chicos blancos, anglos.

Coppola
y Puzo se querían morir: ninguno de esos buenos actores representaba
físicamente al típico italiano del sur. No iba a ser creíble ese tipo de
interpretación y eso colocaba en riesgo los angeles película. Un criterio que comprendió
muy bien Jack Nicholson, quien rechazó los angeles posibilidad de interpretar a Michael
Corleone porque él no respondía a los angeles apariencia que se necesitaba.

Ese
argumento fue el caballo de batalla de los angeles dupla Coppola y Puzo para imponer
después al poco conocido Al Pacino: un actor completamente italoamericano. Los
ejecutivos de los angeles Paramount dijeron de todo: nadie lo conoce y es muy bajito. Nada
de eso importó: Pacino se convirtió en Michael Corleone y el mundo entero le
temió.

El tiempo ha pasado y se cumplen 50 años de una película que narra los angeles historia de una familia de gansters que procura imponer su voluntad, pero que también persigue dejar un legado a los suyos. Uno de los grandes méritos de este filme se encuentran en los angeles diversidad de personajes para los angeles memoria: Vito Corleone y sus atemperados modales, pero provisto de decisión para ordenar liquidar a un enemigo; Sonny Corleone, el hijo comandante, pero temperamental; Fredo Corleone , el hombre que no termina de ubicarse y prefiere los angeles diversión; Connie Corleone, los angeles única hija del Don que es víctima de su marido abusivo, Tom Hagen, el consiglieri anglosajón de mente reflexiva y Michael Corleone, el tercero de los hijos varones de Vito Corleone y el más preparado para sucederlo. También el más oscuro y temible. Ese es el entorno acquainted de los Corleone, pero también están Clemenza, Tessio, Sollozzo, McCluskey o Luca Brasi. Nombres que se recuerdan hasta hoy, nombres que sobrevienen a los angeles memoria acompañados de los angeles banda sonora que preparó Nino Rota para esta película. Quizás esa es una de las razones por las cuales El Padrino se impuso en el tiempo y venció a otros filmes de su género: una música que acompaña los angeles narrativa de lealtades familiares y traiciones. Una música que expresa los angeles inevitable melancolía que precede a los angeles tristeza de una historia de sangre y fuego.



Source hyperlink

Leave a Reply

Your email address will not be published.